Las normas de gestión de color

      Por Ian Lyons, 5 de mayo de 2002

      Las "Normas de gestión de color" fue un concepto que se introdujo con Photoshop 6 que sigue virtualmente igual en Photoshop 7. El siguiente cuadro de diálogo muestra una disposición muy típica que esconde una buena cantidad de importante información.

      Las normas de gestión del color

      Esta zona del menú de ajustes de color será probablemente la que más dificultades ofrezca a los nuevos usuarios de Photoshop. Las explicaciones que ofreceré a continuación pueden parecer un poco largas y tediosas, pero no desfallezcas.

      la zona que he marcado en verde claro es muy importante y te recomiendo que para los casos de "diferencias de perfil" y "faltan perfiles" elijas lo mismo que yo. Suelo considerarlos mi cuerda de seguridad y dentro de poco verás porqué.

      Básicamente, cada espacio de trabajo tiene el mismo conjunto de tres opciones. No es necesario configurar cada una de ellas de forma idéntica. Estas opciones se llaman " políticas" e incluyen:

      1. " Sin activar"

      En términos simples, la norma de gestión del color "Sin activar" garantiza que Photoshop hará lo mínimo posible cuando se enfrente con el tema de los perfiles. En la mayoría de las circunstancias, ésta no es una buena elección y no debería ser la elección de ususarios nuevos. Estas son las situaciones que se darán en la conducta por omisión de Photoshop si se elige esta norma de gestión del color:

      • Al elegir "Sin activar" se consigue que los documentos nuevos se guarden por omisión sin un perfil incrustado.

      • Al abrir una imagen que tenga un perfil que coincida con el espacio de trabajo en uso, el perfil se conservará al guardarla.

      • La conducta por omisión al "Pegar" (paste) una imagen en otra es mantener los valores numéricos de los píxeles, no la apariencia. Esto quiere decir que no habrá conversión entre espacios de color.

      • Al abrir una imagen ya existente que tenga un perfil incrustado que no coincida con el espacio de trabajo en uso ("Diferencias del perfil" : profile mismatch), el perfil incrustado en el documento se eliminará y se quedará sin perfil incrustado al guardar el fichero. Al abrir una imagen así, aparecerá el siguiente cuadro de diálogo de advertencia, pero sólo en el caso de que se haya marcado la casilla "Preguntar al abrir" en la zona de "Diferencias del perfil"

        Diferencias de perfil

      El problema que tiene esta norma de gestión del color en comparación con la que recomiendo, es que o el usuario acepta lo que Photoshop le impone o no abre la imagen. No hay mucho donde elegir, la verdad. Para mi es una situación similar a la de un funambulista novato haciendo equilibrios en un alambre y sin red. O se cae o sigue en el alambre. Hay, con todo, algunas excepciones en las que podría ser una elección interesante (más adelante indicar un caso en el que, de hecho, creo que es esencial).

      2. " Mantener perfiles incrustados"

      En la mayoría de los casos, esta es mi línea favorita de gestión del color ya que ofrece un grado máximop de flexibilidad, dando por hecho, claro, que hemos puesto la " red de seguridad" que antes mencioné. Estas son las situaciones que se darán en la conducta por omisión de Photoshop si se elige esta norma de gestión del color:

      • La elección de "Mantener perfiles incrustados" garantiza que, cuando una imagen se abre y Photoshop ve que tiene un perfil incrustado que difiere del espacio de trabajo en uso, la imagen se dejará intacta. Photoshop no intentará convertir la imagen al espacio de trabajo. El perfil incrustado se mantendrá y, cuando la imagen se guarde, seguirá incrustado. Y, pese a que la imagen y Photoshop no se hallen " sincronizados" , la apariencia visual de la imagen será fidedigna.

      • Cuando la imagen y el espacio de trabajo coinciden, Photoshop no hace nada especial. Se limita a abrir la imagen y, cuando se termina, a guardarla.

      • La conducta por omisión al "pegar" (paste) una imagen RGB o de escala de grises es levemente más compleja: La apariencia de la imagen se mantendrá, pero los valores numéricos de los píxeles se alterarán. En caso de ser una imagen CMYK, la apariencia cambiará pero los valores numéricos de los píxeles se mantendrán.

      • Si la imagen que se abre o importa carece de perfil incrustado, Photoshop usará el espacio de trabajo en vigor para fines de visualicación durante la edición. Sin embargo, no se incrustará perfil alguno en la imagen cuando se salve y cierre.

      • Crear un documento con estas normas de gestión del color garantiza que se usará el espacio de trabajo en vigor para verla mientras se edita y que cuando se guarde, el perfil que se haya indicado en las preferencias será el que incruste en la imagen.

      El siguiente cuadro de diálogo aparecerá si no se ha marcado la casilla "Preguntar al abrir" en la zona de "Diferencias del Perfil" . Una vez más se aplica mis opiniones sobre la inconveneiencia de dejar que Photoshop imponga su voluntad.

      A primera vista, este cuadro de diálogo parece casi idéntico al que se mostraba cuando se había elegido "Sin activar" como norma de gestión del color. Hay una sútil diferencia. En este caso el perfil se conserva, no se pierde.

      3. " Convertir al espacio de trabajo"

      Convertir al espacio de trabajo correspondiente: Esta política se comportan casi igual a cómo lo hacía Photoshop 5.x Por ello, la mayoría de los usuarios tienden a elegirla y, de hecho, no es una mala elección, pero hay que usarla con cuidado.

      En ella, por defecto, cuando se abre una imagen que carezca de perfil incrustado, será el espacio de trabajo vigente el que se use para editar y visualizarla, pero cuando se la guarde, no llevará incrustado perfil alguno.

      Si en esta política se abre o importa una imagen que difiera del espacio de trabajo actual, la imagen será convertida a éste, que será el que se use para su edición y visualización y será el perfil que se le incruste al guardar. Cuando la imagen que se abre y el espacio de trabajo coinciden, Photoshop no realiza ninguna operación especial. Las imágenes de nueva creación se editarán, visualizarán y guardarán en el espacio de trabajo vigente.

      Para terminar, la conducta por defecto de Photoshop al pegar una imagen es la de convertirla para así preservar la aparicncia. Sin embargo, el usuario tendrá la opción de de no convertir la imagen que se pega, con lo que ser preservarán los valores de los píxeles si la imagen no coincide con la imagen sobre la que se pega.

      Anular la política por defecto

      La sección anterior describe como determina nuestra elección de una política de gestión del color la conducta por defecto de Photoshop 7 bajo distintos escenarios. Sin embargo, no tenemos por que limitarnos a estas tres situaciones predefinidas. Al comienzo de la sección anterior ya recomendé que en las zonas de " Diferencias de perfil " y " Faltan perfiles " se marcarán las tres opciones de " Preguntar... " para así disponer de la posibilidad de anular la conducta por defecto. Es más, sólo marcando esas tres casillas podremos activar lo que llamo " red de seguridad" .

      Básicamente las tres casillas tienen el siguiente impacto sobre la política de gestión del color:

      (a) Diferencias de perfil: " Preguntar al abrir" .

      Photoshop presenta al usuario un cuadro de diálogo si se le pide que abra o importe (a través del escáner) una imagen que tiene un perfil que no coincide con el espacio de trabajo actual. El cuadro de diálogo es el que se ve a continuación y contiene tres opciones. La seleccion presentada viene dada por la política de gestión del color que esté operativa e el momento. Toda la información necesaria para tomar una decisión razonada se halla presente.

      Este ejemplo es el que aparecería si la política de gestión del color es la de convertir al espacio de trabajo. El usuario puede permitir que esa conversión tenga lugar, dejar la imagen como está o dejarla sin perfil de color y desactivar la gestión del color. Si la política operativa hubiera sido la de preservar el perfil incrustado, el cuadro de diálogo habría sifo casi igual salvo por el hecho de que la oferta preseleccionada hubiera sido la de "usar el perfil incrustado" (en lugar del espacio de trabajo).

      Creo que estarás de acuerdo en que ese cuadro de diálogo es más cómodo para el usuario que el único que aparecía cuando en circunstancias similares, la opción de "preguntar al abrir" no estaba marcada. Al menos, contamos conla posibilidad de asignar un perfil alternativo a la imagen antes de abrirla.

      Atención: Ahora que Photoshop puede leer los datos EXIF sobre el espacio de color es posible que muchos usuarios de cámaras digitales comiencen a ver este cuadro de diálogo una y otra vez. Dado que no se obtendrá ningún beneficio al convertir las imágenes, la mejor elección en este caso es dejar la opción por omisión de "usar perfil incrustado" en lugar de caer en la tentación de "Convertir los colores del documento al espacio de trabajo" .

      Los usuarios de aparatos digitales como la Canon EOS 1D o la Nikon D1X/H pueden haber programado sus cámaras para que procesen sus imágenes en el espacio de color Adobe RGB 1998 y sabrán, por tanto, que el aviso que se les da es incorrecto. En este caso deben optar por aceptar el perfil incrustado o desecharlo, pero en este caso deben usar la opción "Asignar perfil" para así incrustar el perfil adecuado. Ambos métodos son igualmente válidos. Sin embargo, conviene recordar que "Asignar perfil" no cambia los datos de la image, sino sólo su apariencia. Las diferencias sobre "Asignar perfil" y "Convertir a perfil" se discuten con más detalle más adelante.

      Si se tiene un perfíl personalizado (custom) para una cámara digital, conviene seguir el proceso indicado para la Canon y la Nikon, cambiando eso sí, el perfil Adobe RGB (1998) por el perfil personalizado.

      (b) Faltan perfiles: " Preguntar al abrir"

      Photoshop presenta al usuario cuando la imagen que se abre no tiene un perfil incrustado. Ese cuadro es como el que se va a continuación y tiene tres opciones. La opción preseleccionada depende de la política de gestión del color que esté operativa en ese momento.

      Este ejemplo es el que aparecería si la política de gestión del color es la de "Mantener perfiles incrustados" . Como no hay un perfil incrustado, lo que Photoshop hace es intentar asignar el perfil del espacio de trabajo a la imagen. No se da una conversión, sólo la asignación del espacio de trabajo actual.

      La opción de "asignar perfil" (con la casilla de "y convierta el documento en el espacio de trabajo RGB" ) es la mejor opción si conoces cuál es el verdadero espacio de trabajo de las imágenes. Esta opción es la típica que hay que usar en imágenes provenientes de una cámara digital o de un dispositivo similar que no tengan un perfil ni proporcione un información de un espacio de color EXIF. Hay que destacar que SE DEBE saber cuál es el perfil de origen y que este debe estar a disposición del usuario antes de seleccionar esta opción.

      (c) Diferencia al pegar el perfil: " Preguntar al abrir"

      La captura de pantalla a continuación muestra el cuadro de diálogo que aparece cuando el espacio de color de ambas imágenes no coinciden.

      Hay que destacar las expresiones " mantener la apariencia del color"y " preservar números del color" se refieren a la imagen sobre la que se pega, no a la imagen que es pegada.

      Los cuadros de diálogo que hemos visto son sólo un ejemplo de los que pueden aparecer al abrir o importar una imagen que contrarie la Política de gestión del color que se haya definido. Creo que los textos de todos ellos forman un ejemplo más que suficiente de lo que las opciones disponibles permiten y que, con ello, podrás hacer las elecciones apropiadas.

      Opciones de conversión

      Esta zona del menú de "Ajustes de color" sólo estará disponible y visible se el usuario tiene activada la casilla "Modo avanzado" . Esta captura de pantalla muestra esa zona de "Ajustes de color" en su configuración por defecto.

      Motor: Especifica el nombre del motor que se usará para todas las conversiones del color. A menos que se tenga una razón muy buena para otra cosa, es conveniente dejar la opción por defecto de Adobe ACE. Este ACE [Adobe Colour Engine] es el equivalente directo del motor incluido en Photoshop 5. Los usuarios de Windows NO deben caer en al tentación de usar ICM. Los usuarios de Macintosh deben recordar que la opción que aquí se haga se sobrepondrá a la que se haga en el ajuste de ColorSync. Para los usuarios de Macintosh, elegir el motor ColorSync es una elección tan mala como para los usuarios de Windows lo es elegir ICM.

      Propósito: Esta lista permite al usuario elegir una de entre varias opciones para convertir el espacio de color: (1) Perceptual, (2) Saturación, (3) Relativo colorimétrico y (4) Absoluto colorimétrico.

      Lo normal es que la mayoría de los usuarios elijan "relativo colorimétrico" (opción por omisión) o "perceptual" (en la zona "Descripción" hay un pequeño resumen de lo que hace cada uno de ellos). Para una descripción más extensa hay que acudir a los ficheros de ayuda en línea de Photoshop.

      Con la opción "Relativo colorimétrico" , sólo se modificarán aquellos colores de origen que se hallen fuera de gama (es decir: que no se pueden imprimir o representar en el espacio de color de destino). El cambio será reasignarles el color válido más cercano. En el caso de imágenes que en origen tengan muchos tonos fuera de gama, esta conversión hará que la relación visual entre los colores se altere casi con toda seguridad.

      Con el propósito "perceptual" , todos los colores del espacio de color de origen se redistribuirán, reasignándoles los colores dentro de gama más próximos. De ese modo se mantiene la relación visual entre los colores. En otras palabras, con el propósito "perceptual" se comprime todo el rango tonal de la imagen para que encaje dentro del nuevo espacio de color. La actuación por omisión de Photoshop (y lo más recomendable) es el propósito "Relativo colorimétrico" . Después de muchos experimentos, mi opinión es seguir las recomendaciones de Adobe.

      La casilla Usar compensación de punto negro debe estar siempre activada. esta "compensación de punto negro " garantiza que los tonos neutros más oscuros del espacio de color de origen se aproximarán lo más posible a los colores neutros más oscuros del espacio de color de destino. En la mayoría de los casos, marcar y desmarcar esta casilla no debe producir resultados muy obvios en la apariencia de la imagen.

      El uso de Usar tramado (imágenes de 8 bits/canal) también debe estar siempre activado. La descripción que aparece en la parte de abajo del cuadro de diálogo de los ajustes de color proporciona una buena idea de para qué sirve.

      Controles avanzados

      Como en el caso de las "Opciones de conversión" , esta sección sólo se muestra si está activada la casilla de "Modo avanzado" . La siguiente captura de pantalla muestra sus valores por defecto:

      En la zona de "Descripción" se indica para qué sirven sus opciones. El valor comunmente aceptado en la actualidad es el de que ambas casillas deben estar sin marcar, como vienen por defecto.

      La opción de Desaturar colores de monitor en... es una de las que puede causar más confusión, ya que lo que hace es desaturar los colores de la imagen en pantalla conforme se aumente el porcentaje. Los que trabajen en espacios de color muy amplios puede que la encuentren de utilidad, el resto deben dejarla sin marcar.

      Guardar los Ajustes de color personalizados

      Se elige la opción "Guardar..." con el botón correspondiente y en el subsiguiente cuadro de diálogo se le da un nombre y se escribe una pequeña descripción que posteriormente permita reconocerlos si llega el caso de tener que hacer cambios temporales. Es importante saber que se pueden tener lotes diferentes de Ajustes de color personalizados, aunque sólo se puede tener activo uno, obviamente.

      La siguiente captura de pantalla muestra mis propios ajustes de color. Tengo desactivada mi política de gestión del color en la escala de grises y uso una curva de ganancia de punto personalizada de escala de grises debido a mi flujo de trabajo personalizado en piezografía en blanco y negro. No debes intentar imitarlos.

      [Nota del traductor español: Una ventaja añadida de guardar los ajustes de color personalizados que Ian no menciona es que eso permite usarlos en otras aplicaciones de Adobe, como Illustrator o InDesign que trabajan de forma similar, lo que asegura un sistema de gestión del color coherente y fluido. Se guardan como archicos con extensión CSF]

      Añadir nuevo comentario